escaldaduras en verano

Además de las escaldaduras, producidas en la zona del pañal, la sudoración del bebé, en verano, puede ocasionar la aparición de salpullido en otras áreas del cuerpo.

Las escaldaduras en verano aumentan considerablemente en los bebés. Esto se debe a diferentes factores, si bien es cierto el contacto con las heces y la orina, a causa de pañales que no se cambian a tiempo, suele ser el principal motivo, también los es el contacto con el sudor y es que en esta época del año los bebés transpiran más, debido al calor.

¿Cómo saber qué el bebé tiene escaldaduras?

El primer síntoma de la escaldadura es la irritación de la piel. Cuando esta está comenzando se notará un ligero enrojecimiento, en ese momento aún se pueden usar cremas de venta libre.

Si esta rojez se agrava, y aparecen otros síntomas como piel abierta o manchas blancas, es mejor ir con un pediatra ya que puede ser síntoma de una infección por hongos o bacterias, en cuyo caso se recomienda una crema para escaldaduras medicada.

Escaldaduras en bebés: cómo evitarlas en verano

Lo que se recomienda, para evitar las  escaldaduras de bebés, en verano, es la ventilación de la zona del área del pañal. Esto quiere decir que, la madre, en cada cambio que haga al bebé, debe limpiar y secar al pequeño y dejarlo sin el pañal algunos minutos para que la pielcita de esta área respire y si acaso hubiera inicios de escaldaduras, sequen más rápido.

El uso de pañales extra-absorbentes, también es otra forma de prevenir las escaldaduras en verano. A propósito de esto, es mejor comprar pañales que vengan totalmente sellados y de marcas conocidas que garanticen la mejor absorción.

Finalmente, un método que ayuda mucho contra las rozaduras es el uso de ungüentos para prevenir escaldaduras que contengan óxido de zinc como el de d’Hipoglós. Estos deben aplicarse en cada cambio de pañal, tras la limpieza del bebé. Su uso provee a la piel una capa protectora que evita la irritación por la humedad, contacto con heces, orina y el roce con el pañal.

Cada cuánto tiempo cambiar el pañal para evitar escaldaduras en verano

En bebés recién nacidos, se recomienda que el cambio de pañal se haga cada una o dos horas, aproximadamente. Hay que tener en cuenta que a esta corta edad, se pueden llegar a gastar hasta 70 pañales a la semana, por lo que hay que tener una buena reserva en casa para que así el bebé siempre esté limpio y evitar la aparición de rozaduras.

A medida que van creciendo, se reducen las deposiciones, por lo que pueden pasar más horas entre cada revisión, pero es importante cambiar el pañal cada vez que se ensucie.

Hay que tener en cuenta que la orina acumulada ocasiona que la zona del pañal se vuelva más sensible a la abrasión por el exceso de humedad. De la misma forma, facilita la proliferación de bacterias y la formación del amoniaco, este último afecta el pH del bebé, causando irritación. Por lo general, los niños de menos de 1 año pueden ensuciar el pañal hasta 7 veces al día. Lo ideal es hacer la revisión luego de que se le alimente.

Tratamiento de escaldaduras en bebés

Deshacerse de las escaldaduras en bebés no es cosa sencilla. Lo ideal es acudir al pediatra en cuanto la escaldadura haya aparecido. Este prescribirá un tratamiento tópico en casos leves.

Los especialistas recomiendan que, si el problema no se soluciona tras unos días de tratamiento, se tomen muestras para saber si la escaldadura ha empeorado a causa de hongos, bacterias, etc. y recetar así una crema según el factor que esté ocasionando la irritación.

Comentarios de Facebook

Leave a Reply