como cuidar a un recien nacido

Si bien los hogares se llenan de alegría ante la llegada de un recién nacido, no es extraño que los padres primerizos tengan nervios y temor al no haber lidiado con esta experiencia antes. Y es que la pregunta “cómo cuidar a un bebé recién nacido” salta a la mente de todos. En esta nota te ofreceremos una guía sobre los cuidados que se debe tener a un recién nacido en factor de su alimentación, higiene, cambios de pañal y los cuidados del bebé en el cambio de estación

La alimentación del recién nacido

Parte de cómo cuidar a un bebé recién nacido es la alimentación que se le dé. Según la Asociación Española de Pediatría en su publicación: Guía de cuidados del recién Nacido en la maternidad, esta debe ser exclusiva hasta los seis meses de edad y es que aporta beneficios tanto a la salud del niño como a la madre.

En líneas generales, según el estudio, la lactancia materna exclusiva (hasta los seis meses) beneficia al bebé porque: disminuye los riesgos de eccema, infección urinaria, diabetes tipo 1, gastroenteritis, otitis media, enfermedad inflamatoria intestinal, linfoma de Hodgkin, infección respiratoria baja, sepsis, muerte súbita, entre otras (2007).

¿Cómo cuidar la higiene de un bebé recién nacido?

Hay muchos aspectos a tener en cuenta en la higiene del bebé. Entre ellos el cuidado del cordón umbilical, el baño, el cambio de pañal, etc. Veamos estos aspectos individualmente:

El cordón umbilical del recién nacido

El cuidado del cordón umbilical debe darse hasta que este cicatrice y caiga. Existen una serie de normas que contribuyen a la cicatrización, según indica una publicación de Salud Materno Infantil de EE.UU.

Estas incluyen la limpieza con alcohol de 70°, así como la aplicación de un antiséptico en la base del ombligo. Del mismo modo, recomiendan la visita al pediatra si, tras 7 a 10 días no se ha dado la caída del cordón o si este presenta mal aspecto, mal olor o si tras la caída sigue manchando la gasa.   

El baño del bebé

Para bañar al bebé siempre debe contar con un espacio donde prime la estabilidad térmica. Según una publicación del Colegio Oficial de Enfermería de Madrid (CODEM), de hecho el baño del bebé no es una prioridad en sus primeros tres días de vida e incluso debe evitarse hasta después de las 24 horas de nacidos.

Cuando se empiece a bañar al bebé se recomienda evitar el uso de jabones. Si estos se llegan a usar, se deben preferir los que tengan pH menor  a 7. En cuanto a la temperatura del agua, esta debe estar entre 36,5°C y 37°.

Cómo cambiar el pañal de un recién nacido

Aunque este aspecto tiene que ver con la higiene del bebé hemos querido darle un espacio a parte. El pañal del bebé (recién nacido o no) debe cambiarse con frecuencia, así se evita el contacto prolongado con heces u orina. La elección de un buen pañal es clave para mantener la humedad alejada de la piel. Esto es importante ya que la humedad es la principal causante de  las infecciones y dermatitis del pañal.

Lo correcto, en cada cambio de pañal es dejar airear la zona luego de limpiar con agua templada y secar. Antes de colocar el pañal, es útil aplicar una pomada para prevenir escaldaduras como Hipoglós. Este producto sirve como una barrera tópica que repela el agua y ayuda a reducir el contacto de la piel con sustancias irritantes.

Cuidados del bebé en el cambio de estación

Cuando se tiene a un bebé recién nacido en casa, no es que se le pueda privar totalmente de las salidas. Será necesario sacarlo a sus consultas pediátricas, etc. Si estas salidas se dan y se tiene en cuenta el  cambio de estación hay que tener ciertos cuidados.

Lo ideal, teniendo en cuenta que es temporada de epidemias como resfriados o gripe, es evitar sacar al bebé en horas donde haya mayor aglomeración de gente. En cuanto a las visitas también es recomendable que no tenga muchas al mismo tiempo y se debe evitar que quienes estén enfermos (resfríos o enfermedad infecciosa) los carguen (Conselleria de Sanitat – Valencia).

Comentarios de Facebook

Leave a Reply