dermatitis del pañal

La dermatitis del pañal es la irritación e inflamación de la piel del bebé que se produce en la zona cubierta por el pañal, debido a las condiciones de humedad, maceración, fricción y contacto con orina, heces y otras sustancias (detergentes, plásticos, perfumes, etc.).

franja

Muchas veces la permanencia de largos periodos de tiempo y el contacto entre el pañal y las sustancias que este retiene, son las que ocasionan el enrojecimiento de la piel del bebé. Los bebés ensucian los pañales cada tres o cuatro horas, por lo que es importante que cambiemos el pañal con frecuencia. La naturaleza ácida de los desechos humanos favorece la proliferación de hongos y bacterias, los cuales pueden irritar la piel. En ocasiones, los pañales demasiado ceñidos o que no calzan correctamente pueden provocar roces. Las sustancias químicas de detergentes u otros productos que están en contacto con la piel del bebé, incluidos los propios pañales, pueden causar irritación.

La complicación más frecuente, aparte de las molestias propias de la dermatitis, es una infección sobreagregada. La más común es la afección por un hongo llamado candida albicans. El mecanismo de producción de la irritación en la zona de los pliegues de los pañales es muy parecido a la dermatitis del pañal. En un pliegue se acumula la humedad y el calor, y esto hace que se desencadene inicialmente una irritación en la piel afectada y posteriormente una infección, habitualmente por hongos. Los niños que están gorditos y tienen muchos pliegues en el cuello, o que tienen poquita movilidad en los brazos y tienen cierta tendencia a esta irritación, deben tener estas zonas secas. Es recomendable lavarlas habitualmente, aunque no hay que obsesionarse con la higiene, y después del lavado secar bien la piel para eliminar el factor más importante que desencadena la irritación, que es la humedad.

Para realizar una buena higiene a la zona dañada, se recomienda realizarla con agua tibia, manzanilla o jabón neutro. Lo que se debe evitar es el uso de perfumes y paños húmedos, sobre todo las primeras semanas de vida del bebé. Esta zona debe permanecer siempre seca y limpia. Asimismo, es recomendable el cambio constante de ropa para evitar el contacto prolongado de la piel con sustancias irritantes.

Se debe intentar cambiar frecuentemente al bebé para evitar el contacto prolongado de la piel con las sustancias irritantes. Aquí se puede utilizar, en forma preventiva alguna crema o pomada para mantener aislada la piel del bebe; si existe una intensa irritación, puede resultar útil dejar al niño sin pañales durante unas horas al día, evitando así la oclusión del pañal y disminuyendo el contacto de la piel con la orina y las heces.

Por último, recomendamos no aplicar una crema sin la debida recomendación del pediatra ya que podría empeorar la dermatitis del bebé y ocasionarle mayor irritación.

 

 

Doctor Roberto Felix Pacheco
Médico Pediatra – CMP 34264

 

© Copyright © 2017 Hipoglos.com.pe – Todos los contenidos publicados en este sitio web son de carácter  informativo. En caso de dudas consultar con su médico.

MÁS CONSEJOS PARA TI

Comentarios de Facebook