acne neonatal

Cuando el bebé nace, su piel puede presentar ciertas lesiones benignas. Una de ellas es la que conoce como acné neonatal, también conocido como pustulosis cefálica neonatal[1] y que es diferente al acné miliar, con el que suele confundírselo. El acné neonatal afecta al menos al 20% de los recién nacidos, predominantemente en bebés de sexo masculino[2]. Aquí te contamos más sobre este tipo de acné en neonatos.

¿Cuándo aparece el acné neonatal?

Según Gleason et al (2019), este tipo de acné suele darse en el primer mes de nacido y puede durar varios meses más. Hay un cuadro clínico conocido con el mismo nombre que se da en bebés de 3 a 6 meses, pero, a diferencia del anterior, este último puede durar años en desaparecer.

Para Bolognia, Schaffer y Cerroni[3] este padecimiento afecta más del 20% de bebés nacidos sanos y aunque las lesiones aparecen alrededor de la segunda semana de nacidos, suelen desaparecer a los 3 meses.

Características del acné neonatal

Identificar la sintomatología es importante para no confundirlo con otras lesiones cutáneas. Así, según Gleason, el acné neonatal se caracteriza por aparecer en zonas como las mejillas, la barbilla y la frente. Respecto a la forma, los autores afirman que se trata de pápulas y pústulas eritematosas; en ese sentido, la publicación de Bolognia advierte que en este tipo de acné nunca aparecen comedones; además, los autores de esta segunda publicación agregan que las papulopústulas también podrían aparecer en los párpados e incluso extenderse a zonas como el cuello y la parte superior del tronco.

Causas del acné neonatal

En la publicación de Bolognia se identifican dos hipótesis sobre el origen del acné neonatal. Por un lado, se cree que el agente etiológico que causa esta inflamación es la Malassezia, hecho que puede sustentarse en lo eficiente que son algunos medicamentos de la familia de los midazoles, contra este padecimiento. La segunda hipótesis sería que las glándulas sebáceas del bebé, así como la elevada excreción del sebo en los neonatos pueden ser condiciones que faciliten la aparición de este tipo de acné.

Algunos estudios coinciden en que es frecuente que el bebé afectado tenga antecedentes de acné en su propia familia. Del mismo modo, el acné también podría formar parte de lo que se conoce como pubertad precoz, aunque incluiría otra sintomatología, además de las erupciones.

¿Este tipo de acné puede propiciar otra enfermedad?

Según Melchor et al (2019) el acné neonatal podría evolucionar a acné infantil. Este surge a partir de la semana 6 y que puede prolongarse hasta los 7 años. Si este llega a desarrollarse, las lesiones inflamatorias suelen focalizarse en las mejillas. Según los autores, si este acné llega a aparecer suele prescribirse una evaluación endocrinológica completa que permita descartar otras enfermedades.

¿Cómo se trata el acné de los recién nacidos?

Debido a que el acné en recién nacidos no causa mayores molestias ni complicaciones, el cuidado de los padres es suficiente; no obstante, los especialistas pueden prescribir un tratamiento tópico con el fin de acortar la duración de las erupciones.

En todo caso, se debe evitar la aplicación de aceites o lociones ya que estas pueden complicar la condición del bebé. Generalmente, con una limpieza diaria, a base de agua suele ser suficiente. 

Ahora que conoces más sobre el acné en recién nacidos, sabes que este no requiere un tratamiento, no obstante, si planeas seguir alguno, que este sea siempre dado por su pediatra o especialista en la materia.


[1] Gleason, Juul y Avery. Avery enfermedades del recién nacido. 2019

[2] Melchor, Montes, Muñoz, Toledo, Mena y Valencia. “Acné Neonatal”, 2019. Recuperado en: https://www.medigraphic.com/pdfs/derrevmex/rmd-2019/rmds191o.pdf

[3] Jean L. Bolognia, Julie V. Schaffer, Lorenzo Cerroni. Dermatología. 2018.

Comentarios de Facebook

Leave a Reply