estreñimiento en bebés

Según los médicos Camarero y Rizo, entre el 25% al 45% de los padres acuden a consulta del gastroenterólogo pediatra es porque sus hijos presentan esta sintomatología. En la mayoría de los casos el estreñimiento en bebés es de carácter funcional y muy rara vez orgánico (Mondragón y Vez, 2014). Pero ¿por qué suele darse este problema en los lactantes y niños pequeños? y ¿cómo se puede ayudar a reducir los episodios de estreñimiento?.

Causas de estreñimiento en bebés

Es importante saber que la frecuencia normal de defecación varía según la edad, desde 4 deposiciones al día en la primera semana de vida disminuyendo progresivamente hasta 1,2 deposiciones al día a los 4 años.  Existen diferentes factores que pueden ocasionar problemas de estreñimiento en bebés. Uno de los más comunes son variaciones en su dieta. Por ejemplo, según Álvarez y García (2006), dentro estos últimos se encontrarían cambios en la fórmula que se le ofrece al bebé, quizá una mala preparación en la misma o la poca ingesta de líquidos. En la misma publicación, también se dice que otra causa pueden ser antecedentes genéticos, así se lee: “alrededor del 50% de lactantes que presenta estreñimiento antes de los 6 meses tienen herencia familiar positiva” (2006, p.125).

Pero las anteriores no serían los únicos detonantes del estreñimiento en niños pequeños, también podría estar asociado al destete, así mismo a la retirada del pañal (Camarero y Rizo, 2011). El informe del par médico agrega que, otro tipo de estreñimiento es el orgánico que suele afectar al menos al 10% de los niños que acuden a consulta. 

Signos de estreñimiento funcional

Los pediatras o gastroenterólogos especializados en niños serán siempre quienes diagnostiquen la enfermedad; no obstante, existen ciertas señales de que el estreñimiento que padece el bebé es funcional. Algunos de estos signos o síntomas son, según el pediatra Santiago Jiménez Treviño (para la Asociación Española de Pediatría):

  • Tener dos o menos deposiciones por semana.
  • Siquiera un episodio de incontinencia en siete días.
  • Deposiciones dolorosas o con esfuerzo.
  • Posturas de retención fecal voluntaria.
  • Presencia de gran masa fecal en el recto o heces grandes en el pañal o inodoro.

De mismo modo, agrega que no basta que estos síntomas se presenten aislados. El niño debe mostrar signos de al menos dos de ellos para poder hablar de estreñimiento funcional. En su informe, el pediatra comenta además que pueden existir algunos signos acompañantes de los anteriores, como: irritabilidad, apetito reducido o saciedad precoz; no obstante, estos suelen desaparecer cuando el bebé o niño logra eliminar las heces de gran tamaño.

Cómo combatir el estreñimiento en bebés

El tratamiento del estreñimiento en niños debe ser prescrito solo por un médico especialista. Hay que recordar que nunca se debe medicar por cuenta propia a un bebé porque se pone en peligro su salud. En general, recordar que el tratamiento suele ser largo, requiriendo el tratamiento meses o incluso años. Para tratar este problema, según indican Camarero y Rizo, lo que se puede hacer es ofrecer al paciente una adecuada alimentación y cambios en los hábitos de defecación, asociado al tratamiento indicado por su médico.

No obstante, lo anterior no es una regla universal. Lo que sucede es que el tratamiento va a depender mucho de la edad del niño, así como de la intensidad y duración de los síntomas. De esa forma, para Álvarez y García, si se trata de un bebé de menos de seis meses, que se alimenta solo con lactancia materna no es necesario hacer cambios en su alimentación, lo que no sucede si los pequeños se alimentan de fórmula, en cuyo caso sugieren aumentar la ingesta de agua entre cada alimento.

Cuando los bebés son más grandes, comentan los autores, y ya se ha ingresado alimentación complementaria a la lactancia, el consumo de alimentos ricos en fibra es una forma de prevenir el estreñimiento, aunque estos deben ser introducidos a su dieta, según su edad.

Si el niño ya utiliza el inodoro, la educación incluye llevarlos al baño después de cada comida para aprovechar el reflejo gastrocólico y mantenerlos en el escusado, siempre cómodos, por al menos 10 minutos. Después de unas semanas encontrarán su ritmo intestinal y establecerán su hábito de defecación.

  Es necesario que los padres se eduquen sobre la importancia del tratamiento de sus bebés, en el caso de padecer estreñimiento, de esa forma se evitarán complicaciones en su salud.

Fuentes:

Camarero C, Rizo JM. Diagnóstico y tratamiento del estreñimiento en el niño. Inf Ter Sist Nac Salud 2011: 35; 13-20.

https://www.mscbs.gob.es/biblioPublic/publicaciones/recursos_propios/infMedic/docs/vol35_1Estrenimiento.pdf

De la Torre L; Hernandez G. Estreñimiento funcional en pediatría. Acta pediatr. Méx, México, v.35, n.5, p.411-422, oct.2014.

http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0186-23912014000500008

Jiménez Treviñoz S. Estreñimiento: De Primaria A Especializada. Exposición para AEP.

https://www.aepap.org/sites/default/files/estrenimiento_aapap.pdf

Alonso Álvarez M, García Mozo R. Protocolos Digestivo: Trastornos digestivos menores en el lactante. BOL PEDIATR 2006; 46: 180-188.

https://www.sccalp.org/documents/0000/0082/BolPediatr2006_46_supl2_180-188.pdf

Comentarios de Facebook

Leave a Reply