reflejos del recien nacido

Según el libro Autonomía personal y salud infantil (2014), los reflejos del recién nacido se comprueban inmediatamente después del parto y forman parte del reconocimiento rutinario que hacen los médicos para conocer el estado de salud del bebé que acaba de nacer. En el primer día de vida del bebé, sus reflejos son revisados hasta tres veces, y se vuelven a comprobar al día siguiente, la misma cantidad de veces.

Por qué es importante evaluar la actividad refleja del recién nacido

La evaluación de los reflejos del recién nacido permiten, comentan Quero y García, en su libro Reflejos primitivos o del desarrollo… (2011) valorar en cierta medida el desarrollo del sistema nervioso. Para los autores de dicha publicación, los llamados “reflejos primitivos” poseen un curso de desarrollo pre y post natal y aquellas respuestas motoras pueden considerarse hitos en el desarrollo neuromadurativo del bebé.

La tardanza en la aparición de estos reflejos, así como su persistencia tras un tiempo determinado puede representar señales de ciertas disfunciones motoras. Conocer los reflejos del bebé también permite evaluar la integridad del sistema nervioso de aquel.

¿Cuáles son los reflejos del recién nacido?

Los reflejos del recién nacido se pueden clasificar, según Quero y García,  en reflejos posturales y reflejos táctiles. Dentro de los reflejos postulares se encuentra el “Reflejo de Moro” que, según los autores, se caracteriza por presentar  dos fases: la separación de los brazos y apertura de las manos y la segunda fase: la aducción y flexión de los brazos.

El Reflejo de Moro, según la Academia Americana de Pediatría, desaparece a los dos meses de nacido. El reflejo, es claramente identificable y surgirá cuando la cabeza del bebé cambie de posición de improviso o si algo sorprende al bebé.

Para Rodríguez y Zehag (2014), los reflejos del recién nacido son movimientos incontrolados que forman parte del desarrollo motriz del bebé. Algunos de aquellos, con el tiempo, se irán convirtiendo en movimientos controlados, conscientes, mientras que otros se perderán. Para estos autores, al menos son siete los principales reflejos que se pueden observar en un recién nacido:

  1. Reflejo de búsqueda – Para Álvarez (et al, 2015), el reflejo de búsqueda forma parte de lo que considera como “Reflejos adaptativos” y persiste en el bebé hasta los tres meses, cuando es reemplazado por la “apertura bucal”. El reflejo de búsqueda le permite al bebé reaccionar a estímulos, como voltear el rostro cuando sienta la palma de su madre en su mejilla. El reflejo es útil para la aprehensión del pezón de su progenitora, en su alimentación (Inostroza, et al, 2013). 
  2. Reflejo de succión – Se presenta desde el nacimiento y desaparece alrededor de los seis a 12 meses de nacido (Inostroza, 2013) y se caracteriza porque el bebé responde succionando al aproximársele un dedo o el pezón de la madre (Álvarez, 2015). Igual que el anterior, este reflejo permite el amamantamiento (Rodríguez y Zehag, 2014)
  3. Reflejo de deglución  – Es un reflejo que surge cuando el bebé siente la presencia de alimentos en la boca. Para Álvarez (2015), el patrón inmaduro de este reflejo perdura hasta los 18 meses cuando hay un cambio en los movimientos, por lo que pasa a denominarse patrón deglutorio maduro.
  4. Reflejo de Galant – Este reflejo se observa cuando, tras colocar al bebé boca abajo, este se arquea tras pasar el dedo sobre el área de los riñones (específicamente hacia el lado estimulado). 
  5. Reflejo de presión palmar – Se identifica cuando se toca la palma de la mano del bebé y este la cierra apretándola fuertemente. El estímulo desaparece entre el segundo y cuarto mes de nacido.
  6. Reflejo de Babinski – También es conocido como reflejo plantar (Rodríguez y Zehag, 2014) y se puede poner a prueba cuando se acaricia la planta del pie del bebé, lo que estimulara la flexión de sus dedos.  Para los autores, el reflejo desaparece a los 9 meses, no obstante, para la Academia Americana de Pediatría, este podría extenderse hasta los 12 meses.
  7. Reflejo de marcha – El reflejo se da hasta aproximadamente los dos meses  (Academia Americana de Pediatría) y volverá a aparecer al final del primer año cuando el bebé empiece a aprender a caminar. Para Rodríguez y Zehag, no obstante, este reflejo podría prolongarse hasta los cuatro o seis meses.

¿Has notado que tu bebé tiene estos reflejos? Lleva a tu bebé periódicamente con el pediatra para que pueda evaluar el desarrollo de cada uno de ellos.

Comentarios de Facebook

Leave a Reply